Defectos de refracción (Ametropías)
Tratamiento

El tratamiento de los defectos refractivos es básicamente con lentes correctores. Se emplean lentes de poder negativo para la miopía y lentes de poder positivo para la hipermetropía. La corrección del astigmatismo se hace con cilindros orientados en determinado eje en combinación o no con lentes positivos o negativos, según sea el caso.

La base de la corrección visual mediante la cirugía refractiva se basa en la transformación de la forma de la superficie corneal en una combinación de los lentes mencionados anteriormente, eliminando las aberraciones visuales asociadas al uso de los anteojos (sea por el material empleado, la medida respectiva o la distancia al vértice de la córnea), dando como resultado una imagen más clara.

El avance de la tecnología permite una corrección personalizada para cada paciente en el sentido que la eliminación de la aberraciones producidas por imperfecciones en el de problemas de refracción mediante un sistema 100% laser, eliminando el uso de navajas para la creación del flap que han sido sustituídas por sistema óptico humano pueden ser eliminadas en el mismo procedimiento laser.