¿Tiene mi hijo un "ojo perezoso"?

La mayoría de las ambliopías tienen solución parcial o total cuando se detectan a tiempo. El tratamiento se basa en proporcionar la mejor imagen posible al ojo perezoso, corrigiendo el defecto que padezca mediante gafas o lentes de contacto y, a la vez, estimular y obligar a que se use, tapando con un parche el ojo que funciona correctamente.

El problema, es detectarlas de forma precoz o sea, antes de los dos años ya que a edades tempranas el sistema visual aún no ha completado su desarrollo y, por tanto, es más moldeable.

La prueba de ello es que la ambliopía de un lactante se puede corregir en unas semanas, mientras que en un niño de cinco o seis años de edad, pueden ser necesarios varios años.