Los diabéticos y el glaucoma

Los pacientes diabéticos pueden presentar en estadios avanzados el temido glaucoma neovascular. Por los mismos procesos comentados anteriormente, los vasos sanguíneos anormales formados por la carencia de oxígeno, invaden la malla trabecular (parte del ojo encargado de drenar la mayor parte del humor acuoso producido en el ojo, esencial en el mantenimiento de una presión intraocular normal). Al ocurrir este fenómeno, el humor acuoso producido se acumula en el interior del ojo, elevando la presión intraocular a niveles muy altos, con la consecuente compresión del nervio óptico y daño irreparable del mismo.

Aquí el paciente diabético se presenta con mucho dolor ocular, enrojecimiento marcado y disminución de la visión, de manera súbita. Es una urgencia oftalmológica que debe ser evaluada y tratada por especialistas porque las consecuencias son devastadoras para la visión.

El tratamiento es quirúrgico, se requiere operar para la implantación de una válvula que permita la salida del humor acuoso y una disminución de la presión intraocular. Previamente el paciente debe recibir tratamiento tópico y oral para disminuir en lo posible la presión del ojo antes de la cirugía.