Ambliopía ("Ojo Perezoso")

Para ver bien es necesario que el funcionamiento de los dos ojos sea correcto. Sin embargo, algunos niños tienen un "ojo perezoso" o ambliopía que impide el correcto desarrollo de su visión. Este defecto, tiene fácil solución si se detecta a tiempo.

El ojo perezoso es un problema que si no se detecta y se trata a tiempo, provoca una disminución de la agudeza visual irreversible a partir de cierta edad, normalmente entre los 7 y los 9 años (edad aproximada de maduración del sistema visual), ya que las células cerebrales encargadas de la visión que no han sido estimuladas durante la niñez no pueden desarrollarse después.

La ambliopía es producida por:

  1. En la mayoría de los casos (un 80% de los que se detectan) el ojo perezoso se debe a una diferencia de refracción entre los dos ojos, a causa de una miopía, una hipermetropía o un astigmatismo elevado que hace que el cerebro favorezca el desarrollo de la visión en uno de ellos - el que ve mejor - y deje de trabajar con el otro, convirtiéndolo en ojo ambliope.
  2. En otros casos, la ambliopía es producida por un problema de estrabismo (desviación ocular), que provoca una visión doble, y hace que el cerebro acabe anulando la información del ojo desviado y sólo utilice la que aporta el ojo que funciona correctamente.
  3. Y otras veces, el origen de la ambliopía es un problema congénito que enturbia la visión, como una catarata o una córnea opaca. En estos casos es necesario practicar una intervención quirúrgica lo antes posible para evitar una pérdida de agudeza visual.